lunes, 7 de mayo de 2012

elamòr

Te digo que me siento la sirenita. Vos sos Ùrsula, para que sepas.
De golpe te dije lo que querìa, entonces me diste piernas, sì, pero no canto desde que estamos juntos.
Acà no hay prìncipe que salve, porque sos la bruja y el prìncipe, todo al mismo tiempo. Quiero gritar tu nombre, repetirlo una cantidad inconmensurable de veces, hasta perderte el sentido, como si lo tuvieras o lo hubieses tenido alguna puta vez. Y no tengo la voz, porque Ùrsula me la quitò para conquistarte a vos que sos ella y me abrazàs tan fuerte como si fueras a matarme. Asì, me abrasàs ahora y decìs que -basta, disfrutà que estamos juntos.
Pero la voz con la que
tu boca
apuñala el aire
es la mìa.