lunes, 12 de marzo de 2012

un cuento en cuatro renglones

Habìa una vez un brujo que querìa convertir a todos los habitantes de su ciudad en palmeras. Intentò con cincuenta pociones distintas, pero nunca pudo lograrlo.
Entonces llorò y llorò y llorò.

1 comentario: